26 sept. 2017

Art Book Fair en MoMA PS1









La Art Book Fair es una gran feria anual de libros de autor y fanzines. La anfitriona es Printed Matter , una organización sin fines de lucro que se dedica a la difusión y distribución de libros de autor. Esta hermosa feria que dura tres días la acoge el MOMA PS1, una galería asociada al MoMA (el Museum of Modern Art), para arte experimental en Queens.




 




En esta versión, ABF de este año contó con 370 expositores, tanto microeditoriales, tiendas como autores; de 28 países distintos, además de charlas y foros.

Haciendo un recorrido se podían encontrar desde los fanzines más mínimos, stickers, poleras, bolsos, hasta libros con ediciones muy cuidadas y tapas full diseño. Los precios de todo lo que se puede encontrar va desde los 2 dólares hasta los 45 aproximadamente y los fanzines se pueden encontrar entre 5 y 15 dólares aprox.



Expositor@s del domo



Mini pabellón de 8Ball Community


El universo fanzinero de la feria era inagotable y con toda la diversidad que se pueden imaginar y más. Pasillo con temáticas queer, como Cassandra Press, microeditoriales de del movimiento latino en EEUU, como La Chamba Press (lachambapress.tumblr.com) y La Liga , colectivos enfocados en distintos temas, luchas, desde subculturas diferentes y con una cantidad también inagotable de soportes, materiales, tipos de papel y técnicas de impresión, donde no faltaba - como debe ser - la simple fotocopia. De Chile estaban la Microeditorial Amistad y La Ediciones Daga.

 
Lista de expositor@s del pabellón principal








Mi conclusión después de esta feria es que el mundo del fanzine es tan diverso como las mismas personas que lo hacen y la importancia de potenciarlo y difundirlo cada vez más, ya que permite difundir contenidos y arte de maneras baratas y contraculturalmente, lo que es más motivante aún.




Saludos desde NYC!


20 sept. 2017

New York #2: 30 años de la Peña del Bronx


Este sábado 16 de septiembre llegué a un lugar que hace algunos meses andaba buscando en Nueva York y no lo habia encontrado. Supe del encuentro por una casualidad internetística que ahora que lo pienso no fue tan casual tampoco.
Se trata de la Peña del Bronx. La verdad es que no tengo todavía mucho que decir porque no conocía a nadie de ahí, no sé su historia y la atmósfera era tan especial que no quise preguntar mucho.



Lo que puedo decir es más bien lo que me pasó a mí, que casi me pongo a llorar cuando vi la bandera de la nación Mapuche a la entradita, otra más atrás con Miguel Enríquez y en una muralla de atrás estaban juntas las de Cuba y Puerto Rico.
Me emocioné y me sentí bien ahí, sobre todo porque después del 11 de septiembre a mí me queda dando vueltas en la cabeza el tema y ando más sensible.
Cuando llegué estaba tocando Carlos Ayress




La Peña del Bronx se organiza desde hace 30 años por mujeres de varios lugares de América que decidieron apoyarse entre ellas y apoyar a sus comunidades, que en esa época emigraban de países en dictadura o con guerras internas. Fueron épocas difíciles y juntarse, generar redes, más encima con música de fondo, siempre hace bien.
Estaban todos incluidos, banderas de todos los países y de de movimientos políticos, especialmente de Chile : ) Había música, desde trova hasta hip hop y compartieron una torta .
Me sorprendió la comunidad puertorriqueña, pidiendo un Puerto Rico libre. Luchas sociales y políticas que todavía tenemos pendientes como americanos y es alentador ver que la inquietud está ahí, presente y viva. 


Un grupo de mujeres puertorriqueñas bailó su baile tradicional, con esos vestidos llenos de movimiento. 



 


Ir a la Peña del Bronx me inspiró mucho en mi búsqueda de unir el periodismo con el dibujo en la tarea de hacer ver los temas sociales que no se visibilizan. Esa ha sido una idea que ya siento que va tomando forma. Siento que tanto el periodismo como el arte han sido importante en el desarrollo y luchas sociales de los pueblos y creo que puedo hacer un microaporte con mi trabajo. Soy súper dispersa y a veces me desvío del camino, pero voy a darle en esa dirección. Veamos que sale de todo esto.


La banda Rebel Diaz, mi favorita de la Peña, me gustó demasiado. 


Esa fue mi experiencia en los 30 años de la Peña del Bronx. Una hermosa jornada de solidaridad y americanidad que me llenó el corazón.

Espero poder subir más aventuras de la big city.