5 ago. 2013

·† Catedral †·

-.- Un día llegué a Santiago muy temprano, en bus, y me fui a la Plaza de Armas. Era tan temprano que todavía no andaba nadie, sólo policía y algunos rezagados. Estaba congelada, pero igual me senté frente a la Catedral a dibujarla. Y se me pasó casi toda la mañana tratando de encontrar una forma de dibujarla que abarcara todas sus líneas, rincones, curvas, cuadrados y semicírculos, ventanas, verticales y horizontales. Nunca la había observado detenidamente, pero es un desafío. Claramente voy a volver a intentarlo otra vez, no sé cuándo.
Cuando me levanté del asiento, ya había tomado vida la plaza; pasaban vendedores, oficinistas, gente en todas direcciones. Esa plaza también será dibujada -.-